ÁNGEL CRUZ en primera persona: "No aguanto la doble moral"


"No aguanto la doble moral"

Por Juan Carlos Herranz


Ángel Cruz es el actor porno español con más sabor tropical del planeta. Este valenciano de origen colombiano camina por las céntricas calles de Madrid o Nueva York sin que nadie se percate de que es una de las estrellas más cotizadas del cine para adultos. La pasión con la que se dedica a la pornografía gay es tan fuerte que ha recibido importantes premios por su trabajo dentro de la potente productora norteamericana Cockyboys fundada ni más ni menos que por Kylie Majors en 2007. Educado caballero de alta escuela, el talento latino dudó entre lanzarse desnudo a las cámaras cinematográficas o licenciarse en la universidad. Su gran carisma y valentía le empujó a probar las mieles del Star System que reina en Hollywood desde la época dorada en la que los estudios siempre se aseguraban el éxito de sus producciones —–más allá del público a quien van destinadas. La contratación de actores en exclusividad durante mucho tiempo hizo que se replantease sus primeros pasos profesionales. Hoy en día convertido en una verdadera estrella, no duda que hizo bien en tomarse un respiro antes de desarrollarse en un trabajo que considera digno y mucho más limpio que otras profesiones cercanas a otro tipo de tentaciones opuestas a la magia de la pornografía.
Ángel Cruz es un hombre posicionado contra las injusticias sociales y pierde la vergüenza al descalificar a cualquier persona que atente contra la vida de sus semejantes en el más amplio sentido del significado de esta afirmación. Defiende sus generosos ideales del mismo modo que no le tiembla el pulso cada vez que embiste en cualquier posición a cada una de sus parejas en la ficción. Detesta con todo su alma la violencia de género y el dolor que causa la asquerosa figura tan actual en nuestros medios de comunicación del maltratador. Su corazón y su voz van a otro rollo que el resto de su espectacular cuerpo. El corazón le pertenece a su público y sus cuerdas vocales entonan un impresionante canto por la libertad y los derechos LGTBi. Entre sus múltiples compromisos fuera de las películas compagina trabajo y activismo a un ritmo frenético, mantiene una lucha particular para que las instituciones no descuiden sus políticas de control de enfermedades de transmisión sexual y apoya la concienciación de quienes practican relaciones sexuales sin preservativo. Con condón se vive mejor:

        ¿Te gusta tu trabajo?

La verdad que me encanta pero no por ello deja de ser un trabajo que muchas veces lo he odiado o me ha sido muy difícil mantener. Si pongo una balanza las cosas positivas y negativas que me ha brindado mi profesión, siempre pesa más lo positivo. Por esa razón me encanta mi trabajo y espero hacerlo por mucho tiempo ya que me abre puertas a infinidad de proyectos personales además de permitirme ahorrar, viajar y conquistar otros proyectos de vida.


        ¿Por qué te dejaste seducir por el mundo de la pornografía?
                                                                             
Pues la verdad no era lo que realmente pensaba para mí, pero surgió... Siempre me ha gustado interpretar, actuar, las cámaras y sé que tengo un buen físico. Desde muy joven supe que poseía las herramientas necesarias para poder ser un grande de la industria.

-         En tu opinión ¿cualquier persona está preparada para trabajar ante las cámaras cinematográficas de tal envergadura?

En mi opinión cualquiera puede ponerse ante una cámara y tener sexo pero cualquier persona no es capaz de hacerlo con la calidad requerida. No se trata de follar para que el público disfrute en su intimidad. Tienes que tener cierto arte, muy poca vergüenza, disfrutarlo y no olvidarte de que eres un profesional. De que no le estás haciendo el amor a tu pareja.

-         Te has convertido en una estrella del porno de primer orden ¿cómo vive Ángel entre el placer personal y el que le propicia sus películas?

A nivel profesional hago lo que tengo que hacer reconoce que todo es cuestión de física y química con seriedad y absoluto respeto hacia mi pareja. Soy consciente que aparento ser muy explosivo en mis escenas cinematográficas pero también tengo una vida personal que amo, mimo, cuido, protejo y en la que soy mucho más ardiente, caliente, explosivo y agradecido. Ángel Cruz es física, química y amor.

-         La crítica más conservadora afila sus plumas hacia quienes os dedicas al porno ¿crees que existe cierta hipocresía en nuestra sociedad?

Siempre se nos va a criticar o adorar exclama con una gran carcajada. Así como pido tolerancia, soy tolerante con la crítica. Hemos nacido libres y no veo nada malo en que existan diferentes opiniones. Con quienes no me llevo nada bien es con la gente de doble moral que desearían tener lo que hay que tener para hacer mi trabajo. No aguanto la doble moral de las personas que critican por criticar. Esa gente que intenta machacar a otras personas porque se mueren de ganas por ser como ellas afila bien sus dientes son terribles. No se aguantan ni ellas. Imagino sus hogares sin espejos para no morir del susto. ¡Basta de doble moral, por favor! ¡Ya nos sabemos vuestros cuentos de principio a final!

-         ¿Consideras una película de sexo explícito como cultura, arte o servicio público?

La verdad que lo considero como un entretenimiento más creado para el público adulto. ¿Qué sería del mundo sin el porno? Me pregunta con los ojos abiertos de par en par– La pornografía legal nos enseña a fantasear con nuevos métodos o posturas para que nuestras parejas disfruten como loc@s. Una buena producción nos ayuda a superarnos en la cama. El porno vence a la rutina y convierte nuestras noches en fiestas más picantes e interesantes. No obstante, mi productora Cockyboys se esfuerza en ofrecer elegancia cargada de erotismo, belleza, lujuria, nudismo; mucha expresión y una fotografía impecable. Todo esto implica mucho sacrificio para la productora e interpretación sublime por el actor. Considero cualquiera de mis películas como arte puro y duro.

-         De tú a tú dejando formalidades a un lado ¿Bareback o sexo con preservativo?

Creo que en nuestra vida privada podemos hacer lo que queramos, pues solo nosotros somos responsables de nuestros actos matiza con seriedad, pero en la industria pornográfica defiendo el uso del preservativo pues quiero dar ejemplo ya que pues muchos de mis fans son  adolescentes de 18 años. No me gustaría que la idea de no usar condón sea lo normal. Dentro de mi profesión no todos somos conscientes de los peligros que entraña la falta de precauciones en las relaciones sexuales. Llegado al extremo de no hacer caso a mis palabras desde su propia experiencia; homosexuales, heterosexuales, bisexuales o transexuales deberían interesarse por opciones como el PrEP estrategia de prevención de la infección con el VIH donde los individuos VIH negativos toman medicamentos anti-VIH antes de entrar en contacto con el VIH para reducir su riesgo de infectarse.


-         ¿Cómo es Ángel Cruz en su vida personal?

Un chico de su casa contesta con simpatía, muy familiar, ahorrativo mas no tacaño y súper tranquilo a pesar de que tengo mil actividades y compromisos cada día de mi vida. Me encanta practicar deportes y no perder ni un minuto junto mi familia y amigos. Me considero una persona muy sensible asegura que llora por cualquier motivo pero me he hecho fuerte para afrontar muchas responsabilidades y proyectos futuros que me motivan a seguir caminando hacia mis sueños. Supongo que soy una persona como cualquier otra con sus momentos buenos y malos. Quizá más espiritual y positiva de lo que se podría imaginar el lector. Me gusta levantarme de la cama preparado para plantar cara a cualquier adversidad. 

Comentarios

Entradas populares