FERNANDO SIMARRO: "vampiros y prostitutas enriquecen el cine español"



"Mezclar vampiros con prostitutas enriquece al cine"

Por Juan Carlos Herranz



Fernando Simarro convierte los aspectos más absurdos de la vida en protagonistas de sus inquietantes largometrajes. El joven director madrileño —–licenciado por la Universidad Complutense, la Universidad Carlos III y fundador de la productora Halloween Films alcanzó el reconocimiento del espectador en 2014 con una indiscutible joya titulada Sor. La repercusión que obtuvo con su primera película le permitió abrirse camino en el panorama nacional e internacional, gracias al delirio extremo de su trama y la elegante locura de sus protagonistas. Convenció a la crítica más exigente con su increíble capacidad de mostrar al mundo que cuando las cosas se hacen bien, solo es necesaria una reencarnación para aportar ese granito de arena magistral que tanto necesita la humanidad. Y es que Fernando Simarro, además de romper obstáculos personales y profesionales, ha logrado plasmar la maldad de nuestra sociedad, desde su compañía independiente, con géneros tan arriesgados como la ciencia-ficción, el glam o el terror resumidos en una original, sarcástica y atrevida comedia de tintes freudianos. Este maestro del celuloide apuntó maneras de genio al demostrar en su ópera prima que la injusticia humana daña todo lo que encuentra al paso excepto a su propia locura. Sin prisa pero sin pausa, ha conseguido que el silencio se imponga a la palabra a través de la imagen surrealista que del mundo ofrece al público. Consciente de que el escándalo fácil debía ser fácilmente escandalizado con un elenco de grandes profesionales entre los que se encuentran Josele Román, Emilio Gavira, Susana Garrote, Juan Díaz, Lara Corrochano o Lydia Lozano vuelve a sorprender al venerable con una Cosmética Terror sublime. La segunda propuesta cinematográfica de Fernando Simarro comenzó a gestarse el pasado 1 de mayo. En esta ocasión cuenta de nuevo con la magnífica interpretación de Josele Román y rostros tan conocidos como las televisivas Yola Berrocal y Carolina Sobe. Para aquellos que pensaban que todo estaba descubierto tras el sonido de la claqueta, el director se vuelve a llevar de calle al sabio espectador. No existen personas buenas que se vuelven malas o situaciones de infarto que llevan a destinos improvisados o envueltos en el pánico absoluto. Fernando Simarro roza la divinidad con un punto de vista en el que las líneas rectas son el camino más corto entre dos puntos, pero nunca siendo el más atractivo. Las cosas buenas, en exceso, pueden ser maravillosas a simple vista pero todas llevan esa Cosmética Terror que, lejos de la moderación, luce divinamente:

     ¿La ficción de tu película Cosmética Terror puede ser más surrealista que la vida real?

 La realidad siempre supera a la ficción. En Cosmética Terror aparecen hadas, cambios de cuerpos, cirugías extremas, diálogos, con y sin sentido, pero ¿quien dice que eso no lo vemos en las noticias de cada día? clava su mirada desafiante en la mía. Hace tiempo leí una noticia que narraba como, durante una operación en Tokio, una paciente se tiró un pedo y quemó el quirófano provocándole serias quemaduras a los médicos. Creo que de ahí debería salir un musical y la gente pensaría que es ficción.

   El elenco del film es asombroso porque diriges a profesionales de muy diversos campos. Desde Josele Román hasta América Jova, minuto a minuto, el largometraje nos deja estupefactos de manera muy grata ¿Esta singularidad te ha facilitado convertir una comedia comercial en una sorprendente colección de escenas para hacer reflexionar al espectador?

 Siempre busco la singularidad con mis películas y cortos y los actores se han escogido para potenciar unos personajes que en su mayoría tienen que ser un esperpento o una exaltación de la realidad elevada hasta la comedia extrema. Estoy encantado de poder contar con profesionales, como bien dices de la talla de Josele Román, América y todos los que aparecen lanza una amplia sonrisa–. Cosmética Terror intenta hacer pasar un buen rato al espectador y ver las cosas desde un prisma diferente y, aunque en teoría no tiene por qué reflexionar, he visto por entrevistas, reacciones o comentarios que muchas personas si lo ven como una visión crítica de las telenovelas o del mundo televisivo y el faranduleo. Creo que al ser una ficción tan exagerada hace que todos los puntos de vista se potencien muchísimo más, pero a veces pasar un buen rato y reírnos de la realidad es suficiente.


-   ¿Por qué no has querido que Cosmética Terror se haya limitado a ser una película estúpida y comercial que nos hiciese reír para olvidarnos de los problemas sociales actuales?

 Resulta evidente que con mi nueva película he buscado hacer reír pero también alcanzar su puntito de reflexión. De natural yo tengo una vertiente ácida al hacer proyectos que me sale casi sin querer y no lo puedo evitar se toca el cabello mientras reflexiona en voz alta. Cosmética Terror forma parte de un cine de culto bastante alejado de muchas tendencias. Aquí en España parece que casi todas las temáticas deben ser dramones o comedias regionales pero existen otros mundos, otros campos. A mi, por ejemplo, me gusta mezclar terror con humor porque considero que mezclar vampiros con prostitutas enriquece al cine español. Leer críticas en la que digan cosas como estas cita textualmente a continuación es algo que me maravilla: Cosmética Terror es como una función de marionetas de Lorca puestas con anfetaminas, un grand guignol excesivo y soez (bendito revulsivo contra la corrección política) para esta época donde el hambre de fama instantánea crea monstruos y alucinaciones.

-   ¿Consideras que has arriesgado mucho al transformar ese género menor de las pantallas cinematográficas  así se suele describir a la comedia independiente en un potente toque de atención a la gente?

 Tampoco he buscado que la película fuese reivindicativa al ciento por ciento; más bien he perseguido una producción amena en donde el espectador pudiese disfrutar de unos buenos momentos fuera de lo común y reírse sin parar.

-   Cosmética Terror está arrasando en medio mundo: Berlín, México, Miami… Hacía tiempo que una producción española no alcanzaba tantos premios internacionales en tan poco tiempo. A parte de que la producción es soberbia y de una calidad inmensa ¿cuál crees que es el ingrediente perfecto que ha permitido este reconocimiento sin precedentes en la historia cinematográfica española?

 Considero que he presentado una película muy diferente a lo que se está haciendo ahora y pienso que sorprende a los espectadores porque no es como la mayoría de las películas que existen en cartelera, con unas tramas muy predecibles. Este es un género que fue abandonado hace muchos años y quizá convierte a Cosmética Terror en una propuesta fresca y distinta su rostro denota alegría al mencionar la excelente acogida del público. Agradezco enormemente el reconocimiento que está teniendo Cosmética Terror en todos estos sitios porque se está valorando el trabajo realizado delante y detrás de las cámaras. ¿A qué padre o madre no le enorgullece que hablen bien de sus hijos?



-    ¿Las subvenciones del Estado Español a Cosmética Terror a través del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte también habrá tenido mucho que ver con tan inesperada acogida ¿Cierto?

 Me temo que no ha existido ningún tipo de ayudas ni subvenciones para el rodaje del film su rostro se torna pálido. Todo el presupuesto ha salido de nuestro bolsillo. Lo más importante es tener un proyecto en el que creas: un buen equipo artístico y un buen equipo técnico y trabajar y luchar y trabajar y luchar y trabajar y luchar y no desanimarse y luchar y así hasta el infinito el cineasta madrileño sorprende con su juego de palabras. La mucha o poca acogida que obtenga un proyecto cinematográfico depende de la gente que valora en él algo distinto. Por fortuna siempre hay muchas mentes inquietas, curiosas y ávidas de novedades.

-    ¿Qué hace un genio como Fernando Simarro en un país en el que; cada día, cada año se pierde otro por no contar con el apoyo necesario de nuestras instituciones?

 No me considero un genio ni mucho menos afirma con rotunda humildad. Soy un trabajador y un luchador, punto. Considero que, con o sin apoyo estatal, cada persona tiene que esforzarse por alcanzar aquello que le gusta. La mayoría de las veces no es fácil el objetivo pero querer es poder puntualiza con convicción. Por supuesto que con más ayudas mis proyectos se multiplicarían pero, supongo que como todo el mundo, creo en mí y en la gente. 





Comentarios

Entradas populares